De blockbuster a Netflix

De blockbuster a Netflix

La historia de la cadena de entretenimiento Online del momento

En la década de los 80, la industria del cine en Estados Unidos tuvo uno de los picos de crecimiento más importantes a lo largo de toda su historia, la proliferación de películas y series tanto en televisión como en el cine respondía a la demanda de un público cada vez más exigente y con ganas de ver más y mejor contenido.

how to get american netflix

No obstante, los usuarios debían limitarse a los horarios de la TV comercial o a los altos costos de las entradas para el cine, y así disfrutar de la producción audiovisual nacional e internacional; Wayne Huizenga, identificó en las cintas de VHS una oportunidad de negocio y creo así la compañía Blockbuster en Dallas con una tienda dirigida al alquiler de películas para que los usuarios pudieran disfrutarlas desde la comodidad de sus hogares.

En la década de los 90, Blockbuster se posicionaba como una de las franquicias más importantes a nivel nacional e internacional, las personas buscaban sus películas favoritas, las reservaba, las alquilaban e inclusive eran capaces de pagar un cargo extra por poder verlas durante días adicionales a los pautados inicialmente.

No obstante, en 1997 la compañía comenzó a recibir reclamos por parte de los clientes porque debían cubrir hasta 40$ como penalización si se atrasaban en la entrega de las películas, uno de sus clientes, Reed Hastings, reacciona ante esta situación y junto con dos amigos decide crear una plataforma en Internet, para gestionar los pedidos de alquiler de películas sin esa clase de limitaciones ni sanciones, su uso era sencillo: el cliente reservaba una (s) película desde su PC y esperar hasta que el Servicio Postal se la entregara.

Esta compañía (que actualmente conocemos como Netflix) no alcanzó un éxito inmediato, sino hasta mediados del año 2000, debido a que los clientes se quejaban de los tiempos de espera que transcurrían entre el momento de elegir una película online y el tiempo en poder disfrutarla, inclusive Hastings llegó a ofrecer a los dueños de Blockbuster la compra de su pequeña compañía por 50 millones de dólares.

Hasting y su socio Randolph, en búsqueda de oportunidades de crecimiento para su pequeña empresa, deciden en el 2004 realizar un cuestionario online para conocer los gustos cinéfilos de sus usuarios, a partir de las respuestas, Netflix comenzó a enviar recomendaciones personalizadas a cada uno de sus clientes, con lo cual aumento la fluidez de películas e inmediatamente aumentaron los ingresos.

En el 2007, Netflix da un salto en su oferta de servicio y presenta el “streaming online”, esta fue la oportunidad que la compañía necesitaba para multiplicar la cantidad de suscriptores que poseía para la fecha y dejar atrás a su predecesor Blockbuster, quién se declaró en bancarrota en el año 2013.

Actualmente, Netflix no es solo un portal de reproducción de películas y series online, sino también es una empresa capaz de producir su propio contenido, como Breaking Bad, House of Cards y Narcos son algunas de las producciones más vistas en los últimos años y responsables de que la compañía se encuentre valorada en una suma que supera los 1000 millones de dólares.

Es irónico pensar que Blockbuster pudo haber coexistido con Netflix, ambas como parte de una misma compañía dirigida al entretenimiento fuera de las salas de cine, en palabras de Hasting, en un mundo donde la tecnología se encuentra en constante crecimiento, es un error que los empresarios traten de mantenerse firmes a una idea que puede parecer anticuada y no utilicen a su favor las nuevas posibilidades.